El origen del cóctel tal y cómo lo conocemos

El origen del cóctel tal y cómo lo conocemos

Uno de los mayores placeres de los que se puede disfrutar en verano es de un buen cóctel en el chiringuito de playa con mejor ambiente, una buena música y mejor compañía. Esto nos transporta a un Caribe ficticio en el que el estrés se libera de un copazo, y te sumerges en un estado que se podría denominar como zen.

La verdad es que en muchas ocasiones de zen no tiene nada, porque hay mil y una historias de personas que han pasado noches épicas en los chiringuitos. Aunque el chiringuito no es imprescindible para tomar una buena copa, pues en los lugares de costa existen muchos bares y coctelerías especializadas en hacer los cócteles más populares.

Muchas veces no tienes que tomarte un cóctel muy complicado para disfrutar de una bebida, de hecho, la próxima vez que salgas mira a tu alrededor y observa la cantidad de gente que bebe Gintonic, y ésta no es una mezcla nada complicada, aunque si tiene su misterio cuando empiezas a jugar con los aderezos.

Los cócteles del verano no suelen ser complicados, aunque como decimos hacerlos impresionante tiene truco. Un ejemplo de este tipo de cócteles es el mojito, un cóctel con base de ron blanco y un toque dulce, que hace las delicias de aquellos barman que los preparan correctamente. Tampoco podemos olvidar el sex on the beach, con aguardiente de melocotón, vodka y diferentes zumos, es un peligro cuando se toma bien frío.

Pero en el artículo de hoy no vamos a hablar de los diferentes cócteles, sino que vamos a hablar sobre el término en sí. Para ello vamos a darnos una vuelta por la historia, recogiendo diferentes creencias de cómo se acuñó realmente el término. Un aspecto que no tiene nada que ver con el término es la copa o vaso dónde se sirve el cocktail, Giona Premium Glass es una marca de cristalería profesional que ha creado una gama de productos basados en el diseño, la calidad y la resistencia, que coinciden con los principios de la marca.

No hay una sola versión de la historia

La primera versión data del siglo XIX, en épocas de la reina Victoria de Inglaterra, en el puerto mejicano de la ciudad de San Francisco de Campeche en Yucatán, solían llegar comerciantes ingleses que entre trato y trato bebían los “Dracs”, normalmente de ron, o mezclado con cualquier otro licor. Para realizar la mezcla, los ingleses lo removían con cucharas de metal, dándole un sabor desagradable al brebaje.

Sin embargo, los autóctonos mejicanos, mezclaban los licores con las raíces delgadas y lisas de una planta que allí llamaban “cola de gallo” por su parecida forma con la cola del animal. Preguntando, los ingleses lo tradujeron del castellano interpretándolo como “Cock’s tail”. Fue a partir de aquí cuando en llamaron así a cualquier combinación de ingredientes en una misma bebida.

La segunda, también del siglo XIX, pero con origen americano, tuvo lugar en la reunión del rey mejicano Axolotl VIII y el General Jefe del Ejército de los Estados del Sur, de la incipiente América. El rey ofreció al General una bebida de cortesía que fue servida por una bella indígena en una sola copa.

Esto trajo el problema de desconfianza de quien bebía primero, ante el cual la joven la bebió para evitar tensiones diplomáticas. Al terminar la reunión el General pidió al Rey el nombre de la chica. El Rey, que nunca la había visto, dijo: “Es mi hija Cóck-tail”. A partir de ahí, se popularizó entre el ejército estadounidense del sur en relación a toda bebida de diversos ingredientes mezclados.

La última, también data del XIX pero volviendo a Inglaterra. En una zona industrial, los obreros se reunían en la bodega aledaña, para charlas de sus cosas y beber algo. Una tarde, la hija del mesonero, al servir del tonel el líquido que solían beber, notó que sólo quedaba para llenar un tercio de una jarra. Sin pensárselo, la llenó con otros líquidos que tenía a mano. A los obreros les agradó la nueva mezcla y felicitaron a la muchacha, rogándole que cada día les preparara lo mismo.

Al preguntarle cómo se llamaba esa combinación, la muchacha no supo qué decir. Cuando en ese momento, pasaba un gallo por delante de los bebedores y uno de ellos le arrancó una pluma de la cola y la utilizó a modo de palo para remover la mezcla. De ahí salió el nombre de Cock’s tail, que después se expandió por toda Inglaterra.

Deja un comentario