La meditación y sus mitos

La meditación y sus mitos

Meditar es muy beneficioso para todo tipo de persona, con independencia de la edad, condición sexualidad, religión o estado físico. Por este motivo es altamente negativo los mitos que circulan sobre la meditación y que están impidiendo a muchas personas disfrutar de las ventajas que tienen. Actualmente la meditación la prescriben toda clase de médicos y profesionales del campo de la salud. En Inspirare por sus años especializados en la meditación han podido vivir el crecimiento de la misma y los grandes beneficios que supone para nuestro cuerpo y mente, algo que merece la pena conocer.

Vamos a conocer algunos mitos que conviene desterrar:

Cuando se medita, dejamos la mente en blanco

Nuestra mente es imposible dejarla en blanco, puesto que está hecha para pensar, lo que hace que meditar no es eliminar de ninguna forma los pensamientos. Hablamos de focalizar nuestra mente en algo concreto y mantenerlo. Cuando se mantiene la mente atenta sobre algo, en ocasiones podemos distraernos con determinados pensamientos o cosas que puedan suceder alrededor nuestro. Si ocurre esto, hay que volver a enfoca y continuar con ello.

Meditar es un control del pensamiento

No pretendes serlo, pero si que invita a que se observen, tanto para realizar un aprendizaje sobre ellos como para distanciarse y que no nos vayan a dominar las emociones a ellas asociadas, así como ser más positivo, especialmente si podemos influir sobre los pensamientos.

La meditación busca llegar a un estado de relajación

Realmente, relajarse es uno de los efectos secundarios que tiene la meditación, pero no es realmente lo que busca, que es distanciarse de los estados interiores o de las situaciones que vivimos en nuestro exterior, a fin de evitar sufrimientos innecesarios.

Si meditamos tenemos que estar mucho tiempo quietos

Se puede meditar mientras se camina, haciendo la comida y demás, no hay un solo modo de hacerlo.

Sus beneficios no podemos percibirlos hasta que pasen muchos años practicando

Las últimas investigaciones y estudios realizados dicen que la meditación lo que hace es producir una serie de beneficios que podemos llegar a disfrutar en tan solo unas pocas semanas, lo que hará que nos sintamos bien después de acabar la sesión.

A la hora de meditar se requiere mucho tiempo

Podemos dedicar entre 5 minutos y un cuarto de hora, para hacer estas prácticas. Hacerlo durante más tiempo es algo donde interviene el cómo nos haga sentir la meditación y hasta donde queramos llegar con su práctica.

Es bastante complicada

La meditación muchas veces la ponemos en práctica las personas sin casi darnos cuenta. Al concentrarnos y abstraernos, si que podemos decir que estamos en estado de meditación. La diferencia estriba en que cuando se medita se sabe lo que se hace y lo que queremos hacernos saber nos despistamos.

Está vinculado con la religión o la espiritualidad

No necesariamente, pues en muchos casos es un ejercicio donde la racionalidad está de lo más presente. La meditación se ha demostrado que incluso aumenta la materia gris del cerebro y vale para que puedas controlar mejor tus emociones, así como para tener una mayor productividad en el trabajo o que tengas un mayor desarrollo personal. La meditación vale para todo el mundo.

¿Estamos ante una moda o una necesidad?

Si que es cierto que la meditación está en auge. Tanto si lo llamas meditación como si hablas de ella como el mindfulness, la verdad es que ha pasado de ser casi algo de gente friki a ser algo de moda. Mucha gente ya lo utiliza como un eficaz remedio cuando hay situaciones donde el estrés es el protagonista.

Nuestra vida diaria se ve inmersa en el aumento exponencial de las nuevas tecnologías, donde el ser humanos cada vez necesita más medios para lograr equilibrarse y así poder compensar el estrés que genera. A la hora de contrarrestar todo ello, la meditación es una magnífica opción, pues nos ayudará a que mantener el equilibrio en nuestro día a día.

Todos somos conscientes que la mente tienda a dispersarse por naturaleza, lo que hace que nos distraigamos fácilmente y esto nos acabe por hacer sentir agotados. Hace años era más sencillo que disfrutásemos de los momentos del día a día de descanso, leyendo un libro en el bus, o ver el paisaje.

Actualmente, todo ese camino, lo hacemos viendo el WhatsApp, viendo las noticias del día o haciendo publicaciones en las redes sociales, o mirando twitter. Vamos, que vamos a un ritmo alto en la vida y se quieren hacer una infinidad de cosas a la vez.

Si se quiere contrarrestar todo esta gran cantidad de estrés, así como los muchos imputs que podemos recibir, así como calmar la sobrexcitación, meditar es una solución la mar de interesante.

¿Qué nos ofrece la meditación?

Lo que puede ofrecernos al meditación es esa pausa donde llegamos a encontrarnos con nosotros mismos. Lo que hace la meditación es permitir que los pensamientos que tengamos se vayan ordenando sin esfuerzo, dando prioridad a lo que realmente importante, aunque no hay que confundir meditar con la necesaria reflexionar.

Cuando se medita, lo que hacemos es dar la atención que merece al presente y olvidarnos de los pensamientos que llegan a inundarnos y nos conectan con lo que sucede aquí y en el momento presente.

Si practicamos del orden de cinco a diez minutos de meditación, se logra esa pausa que nuestra mente precisa para no saturarse y además se educa para reducir la facilidad con la que nos distraemos y se centrará más rápidamente.

Después de meditar, se ven las cosas con más claridad y sencillez, siendo esto resultado de que nuestra mente aprende a estar en el momento presente y no distraerse.

Cuando meditamos nos damos cuenta que, cuando no lo hacemos desperdiciamos unas herramienta de gran importancia que pueden ayudarnos a que nuestra vida sea bastante más feliz. Justo el momento en que nos alegramos de que la meditación sea tendencia.

Así que ya sabes, esperamos que hayas comprendido realmente los beneficios de la meditación y desterrado los falsos mitos cuando se habla de ella.

Deja un comentario