Bodas Campestres

Bodas Campestres

¿Alguien sabe lo que son las bodas campestres? En teoría, y sin ser demasiado listo, la boda campera es una boda que se celebra en el campo ¿verdad? Pero entonces… ¿qué diferencia hay entre boda campera y boda campestre o boda rústica? El mundo de la organización de eventos es muy complejo, al menos para aquellos que no nos movemos en este sector, y por lo visto hoy en día lo que está de moda son las bodas camperas, y no el resto, así que vamos a dar un poco de luz a este asunto.

Las bodas campestres empezaron a ser tendencia, cómo no, en Estados Unidos hace pocos años. La alta alcurnia, la élite, la clase social más pija o como queráis llamarlo, se cansó de los grandes salones de celebraciones, de las lámparas de araña que presiden la zona de baile y de los cuentos de hadas, aunque aún quedan princesas con corona que conquistar, todo sea dicho. Esto, lo que provocó, es que esta clase social de niñas y niños bien empezaran a fijarse en lo “divertidas” que pueden ser las bodas un poco más económicas, y lo idílica que puede salir la foto con un bonito campo detrás.

Todo esto unido al auge de la moda vintage-rústica que pegó muy fuerte, y sigue pegando, en ciertos sectores, provocó que la boda campera empezara a ser el evento “top” con el que toda niña soñaba. Atrás quedaron los vestidos de menina y las colas de sirena, ahora lo que está de moda son los bonitos vestidos ibicencos y rústicos. ¿No te lo crees?

La revista Telva, ya publicaba un reportaje allá pos 2015 y desde entonces la cosa no ha hecho más que aumentar. De hecho, la empresa especializada en catering para bodas campestres Mi Boda Con Rosini, nos ha asegurado que el número de contrataciones que han tenido este 2018 ha sido prácticamente el doble que el de 2017 y ya tienen prácticamente reservados el mismo número de servicios para 2019, sabiendo que este número puede aumentar en los meses venideros.

Pinterest cuenta hasta con un catálogo de imágenes de bodas campestres, aunque he de reconocer que las he visto más bonitas, y ya sabéis lo que dicen: si tiene seguidores en Instagram y en Pinterest es que está de moda.

Ahora bien, ¿sabemos todos qué tipo de indumentaria debemos llevar a una boda como esta?

Los vestidos de las invitadas

Un enlace campero suele prometer altas dosis de romanticismo, a la vez que pide looks cómodos, por eso la mejor opción para encajar con el entorno son los prints florales o de cuadros, siempre en tonos vivos.

En una ocasión, hace menos de dos años, fui a una boda campera en una finca a las afueras de la ciudad y llevé unos preciosos tacones de aguja plateados a juego con un bolso que enamoraba allá por donde pasaba. Craso error porque ese tipo de tacón se va clavando continuamente en el césped, por lo que además de acabar con unos zapatos llenos de suciedad te pasas todo el evento subiendo y bajando como un caballito de tiovivo o como si, por desgracia, tuvieras algún tipo de cojera extrema. Eso significa que los tacones de aguja deben quedar descartados, a cambio os recomiendo los tacones anchos o las cuñas.

Los vestidos de las invitadas deben ser coloridos, de hecho yo diría que los colores clásicos y tristes tipo negro, azul marino, o tonos tierra deberían quedar descartados desde el primero momento. Los estampados floreados y los colores alegres serán los reyes de la fiesta, os lo aseguro. Y no descartéis los pantalones, pueden llegar a ser muy elegantes y cómodos si sabes elegir bien.

Curiosamente, los caballeros, en esta ocasión lo tienen un poco más complicado que las damas. Normalmente con ponerse un bonito traje oscuro de chaqueta y una corbata que dé un toque de color lo tienen solucionado ¿verdad? Pues esta vez no. En las bodas camperas lo que prima son los looks hípster con pajaritas divertidas e incluso los looks de vaquero de medio oeste (eso sí, siempre guardando el decoro y no pretendiendo ser un disfraz con patas).

¿Y tú, te animas a celebrar tu boda al estilo campero o no?

Deja un comentario